COVID-19: el imperativo de la cooperación internacional y el multilateralismo

“La COVID-19 es una crisis, pero también una oportunidad, para aunar esfuerzos de nuevo, y mostrar la utilidad de la cooperación internacional y el multilateralismo

Siendo una pandemia global, ningún país está a salvo de la COVID-19, menos aún con respuestas exclusivamente nacionales. Sin duda, hay distintas capacidades y responsabilidades de partida, pero sin cooperación y apoyo mutuo, el impacto de la pandemia puede ser aún más devastador para todos. Esta crisis, por ello, exige un nuevo esfuerzo de cooperación internacional. 

La crisis de la COVID-19 define una agenda muy exigente para la cooperación y el multilateralismo. Esta se sitúa más allá de la tradicional ayuda al desarrollo, que supone recursos limitados frente a la magnitud de la crisis sanitaria y del colapso económico y social a escala mundial que la COVID-19 puede traer consigo. En esta crisis, se necesita una estrategia global y una respuesta multilateral robusta. Es necesario de trabajar con una perspectiva común en el G20 y en las instituciones financieras multilaterales para que en cada país haya suficiente espacio fiscal y de acción gubernamental para evitar el colapso sanitario, el desplome económico y una grave crisis social y, quizás, política. Ello dependerá en gran medida del acceso urgente a la financiación externa, que no debiera utilizarse, de manera oportunista, con objetivos estratégicos o de políticas de poder. En el ámbito interno, la falta de respuesta en sociedades fragmentadas por la desigualdad y la desconfianza política puede ser terreno abonado para partidos de extrema derecha, ultranacionalistas, con discursos militaristas, machistas, nativistas y xenófobos, que minarían aún más la necesaria cooperación internacional. 

Esa estrategia global ha de ir más allá de la crisis de la COVID-19 y pensar en la recuperación posterior. Esa etapa no puede obviar problemas sociales que ya existían antes de la pandemia, y que esta puede agravar: la inclusión, la calidad de la democracia, los derechos humanos, la igualdad de género, la paz, la justicia y la seguridad ciudadana, y la transición ecológica. En suma, con todo aquello que integra la Agenda 2030, cuyos contenidos pueden ser vistos como una renovación del “contrato social”, que hoy está en cuestión y ha de ser reconstruido. La recuperación post-COVID-19 ofrece una oportunidad para que el European Green Deal o “pacto verde europeo” de la UE, lanzado en 2020 por la Comisión von der Leyen, desarrolle su dimensión externa. 

Ante lo que ya se anuncia como la mayor crisis económica y social —y, quizás, política— de la historia reciente, hay que recordar de nuevo que la resiliencia social depende también de la cooperación internacional. Y que esa cooperación será clave para que la crisis de la COVID-19 sea una oportunidad para reescribir el contrato social a escala global. La COVID-19 es una crisis, pero también una oportunidad, para aunar esfuerzos de nuevo, y mostrar la utilidad de la cooperación internacional y el multilateralismo para la ciudadanía, y para la buena gobernanza del sistema internacional en su conjunto.

José Antonio Sanahuja

Sigue la campaña en las redes sociales

Libro de campaña

EL LIBRO DE CAMPAÑAEsta campaña ha sido un trabajo conjunto, fruto de una “red de redes” integrada por 5 organizaciones que han trabajado juntas en...

¡Seguimos!

¡SEGUIMOS!Esta campaña ha sido un trabajo conjunto, fruto de una “red de redes” integrada por 5 organizaciones que han trabajado juntas en el ámbito...

¿El derecho a la educación en tiempos de pandemia: actuaciones colectivas que marcan la diferencia?

¿El derecho a la educación en tiempos de pandemia: actuaciones colectivas que marcan la diferencia?¡No estábamos preparados! ¿Quién se imaginaba...
Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies