«Cuidadoras de la memoria: archiveras de nuestro pasado»

La experiencia de las cuidadoras de personas mayores es muy enriquecedora, como indica Regina, de Madrid, que afirma: “Me gusta que me cuenten sus vivencias y me gusta conocer la historia contada por ellos.” (1) Pero la mayor parte de las cuidadoras de personas mayores y dependientes (mujeres en su mayoría) no son voluntarias, sino trabajadoras, lo que no implica que no amen su trabajo. En 2016 había más de 100.000 cuidadoras en Madrid, muchas migrantes, sin papeles ni contratos (un 70% de trabajo “sumergido”), y ellas han sido las primeras que han mostrado la situación de extrema necesidad de ambos colectivos: ambas vulnerables e interdependientes (2)

La interacción entre cuidadoras y mayores (una población más confinada y estresada que el resto previamente a la pandemia) siempre ha sido enorme. Desde el estallido de la COVID-19, uno de los principales dramas ha sido el porcentaje de fallecimientos de personas mayores, por eso gran parte de la población se ha hecho consciente de la importancia de su cuidado y del drama de perder a una generación. La COVID-19 las ha aislado más y las ha hecho más vulnerables: las personas mayores aún más confinadas y alejadas de sus familias; y las cuidadoras, consideradas como trabajadoras del hogar, ya explotadas y encerradas antes de la pandemia, ahora están en una situación aún más angustiosa e indigna.

Pero el estallido del COVID-19 también ha forzado la visibilización de esta situación, como es el caso de Territorio Doméstico, que cumple 13 años. Rafaela, miembro de esta organización, en 2016 llevaba en Madrid 20 años trabajando para la misma familia. Ellas, las cuidadoras, protegen también nuestro legado, nuestros secretos: en definitiva, son archiveras de nuestra memoria. Una cuidadora migrante entrevistada afirma: “Ella me contaba de su época de la guerra… que tenía una hermana religiosa, que tenía muchos novios, que había viajado mucho, que sabía varios idiomas…y por supuesto ella también me preguntaba.”(3)

La relevancia de la memoria de esta generación, cercenada de forma súbita, es obvia para las instituciones que están intentando recuperarla: “se están perdiendo los últimos testimonios de las personas que pudieron ser testigos directos de la República, el levantamiento militar de 1936 y la Guerra Civil española.”(5) Desde asociaciones defensoras de los Derechos Humanos, como Recuerdo y Dignidad, se insta a intentar recobrarla ahora. Sin embargo, es preciso preguntarse quién tiene acceso a esa memoria (y con ella, la oportunidad de tejer hebras de paz viva), a todo su saber (que incluye conocimientos ecológicos y situados) que es justamente en esta crisis de un valor incalculable. Acceso no sólo por proximidad, sino por confianza, cariño, cuidados. Cuidar a quien cuida es uno de los lemas sustanciales en estos momentos. De eso los ancianos también saben, puesto que todas sus vidas la han dedicado a cuidarnos a los más jóvenes.

En este proceso incorporar las voces de las cuidadoras es muy importante, no sólo por el trabajo que realizan, sino porque cuidarlas a ellas significa no sólo cuidarnos a nosotras, sino nuestra propia memoria y legado, ya mezclado con el suyo, con experiencias mutuas y cercanas: escuchar lo que tienen que decir, visibilizarlas y contar con ellas, para no olvidar lo que es esencial y para que “lo esencial deje de ser invisible”.

Eva Botella Ordinas

 1. La primera, con experiencia previa al confinamiento por el COVID-19: https://www.adoptaunabuelo.org/ (que se ha visto incrementada durante el mismo a través del teléfono:  https://minutosencompañia.org/), la segunda ya en estos momentos:https://www.publico.es/sociedad/coronavirus-ancianos-ejercito-voluntarios-acompana-distancia-ancianos-viven-solos-confinamiento.html ).

2.Los datos proceden de Territorio Doméstico: https://www.youtube.com/watch?v=891gV9iENMc ;https://www.marxist.com/desde-la-trinchera-del-covid-19-testimonio-de-trabajadoras-de-las-residencias-de-ancianos-el-negocio-por-encima-de-la-vida.htm; En el «Boletín del Envejecimiento: Perfiles y Tendencia» recoge información pormenorizada; ver particularmente el n. 35: María Crespo López y Javier López Martínez,  «Cuidadoras y cuidadores: el efecto del género en el cuidado no profesional de los mayores», 2008, en: https://www.imserso.es/imserso_01/documentacion/publicaciones/publicaciones_periodicas/boletin_envejecimiento/2008/index.htm

3. Santiago Ramos Espina, El análisis sociológico de las emociones en el cuidado de personas mayores: las cuidadoras inmigrantes y las familias, Tesis Doctoral, UCM, 2018, p. 153.

4. https://sorianoticias.com/noticia/2020-04-22-recuerdo-dignidad-anima-aprovechar-confinamiento-recoger-testimonio-mayores-67355 

Sigue la campaña en las redes sociales

¿El derecho a la educación en tiempos de pandemia: actuaciones colectivas que marcan la diferencia?

¿El derecho a la educación en tiempos de pandemia: actuaciones colectivas que marcan la diferencia?¡No estábamos preparados! ¿Quién se imaginaba...

Historia de la infancia para construir futuro

Historias de la infancia para construir futuroEn un pequeño grupo de 3º de Educación Infantil (CEIP) de Navarra, se planteó realizar una recogida de...

Volver la mirada hacia lo rural

Volver la mirada hacia lo rural Existe un viejo dicho que nos alerta de la tozudez de las personas para cometer errores: “Los seres humanos son el...
Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies